Dúo Lanzini - Montomoli

Giovanni Lanzini (Clarinete), Fabio Montomoli (Guitarra) Ciao, I

Giovanni Lanzini .A los 18 años se graduó en clarinete. Más tarde completó sus estudios musicales con grandes músicos como Karl Leister (Berliner Philarmoniker), Primo Borali (Conservatorio de Milán) y Vincenzo Mariozzi (Academia de Santa Cecilia en Roma).
Fabio Montomoli obtuvo un diploma con la máxima puntuación en el Conservatorio "S.Cecilia" en Roma con el maestro de música Carlo Carfagna. Estudió en el Mozarteum de Salzburgo con los maestros de música Eliot Fisk y Joaquin Clerch Diaz.
El dúo ha tocado en numerosos festivales por todo el mundo (Francia, Alemania, Suiza, Austria, Croacia, Suecia, Rumania, Líbano, Grecia, España, Rusia, Malta, Japón, África, Israel, República Checa, etc.)
Han grabado varios CD’s de música clásica y contemporánea para EMI Classic, Miki-Mako, , Iktius, Eventos, San Paolo Audiovisivi, EMA Records,…
El dúo reserva una atención especial al repertorio popular italiano (desde canciones napolitanas hasta la música de cine). Giovanni Lanzini y Fabio Montomoli dedicaron a este programa su último disco compacto

Guin

PROGRAMA
Niccolò Paganini , Sonata Concertata -Allegro Spiritoso -Adagio assai espressivo -Rondò
Canciones Napolitanas
Anonimo, Fenesta ca' lucive
-Vincenzo D’Annibale , O paese d''o sole
-Salvatore Cardillo , Core 'ngrato
-Luigi Denza , Funicoli' funicola'
-Lanzini / Montomoli , Il Carnevale di Venezia Introduzione Tema Variazioni Finale
Giacomo Puccini , Nessun dorma O mio babbino caro Quando me 'n vo
Gioachino Rossini , Tarantella

El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba

El viejo coronel y su mujer viven en la miseria, esperando la carta del gobierno en la que le comuniquen la concesión de la pensión prometida por sus servicios durante la guerra. Pero esa carta nunca llega y mientras tanto la vieja pareja malvive en la pobreza, alimentando a un gallo de pelea que es su única esperanza de supervivencia. A medida que avanza el tiempo y la carta sigue sin llegar, deberán enfrentarse a un dilema: alimentar al gallo o alimentarse a ellos. La codicia del pueblo, la usura de los supuestos amigos, la fatalidad y estupidez de la guerra, se mezclan con la soledad del viejo coronel vencido por la vida pero al que aún le quedan dos tesoros: el amo de su mujer y la dignidad

Comprar entradas
Continuar compra